ASPECTOS TÉCNICOS

Equivalencias y diferencias entre kW, CV y HP

DEFINICIONES

Kilovatio (kW): Según el Sistema Internacional de Unidades, el vatio o W es la unidad oficial de potencia. La ‘W’ la debemos a James Watt, y la ‘k’ tiene que ver con ser múltiplo de 1.000. Esto mismo explica que 1 kW son 1.000 W; y la relación en esta unidad de potencia es entre julios (trabajo) y segundos (tiempo), habitual para conocer el ritmo de consumo o generación de energía.
Caballo de vapor (CV): Debemos esta unidad de potencia al sistema métrico decimal. Tiene su origen en Francia y, en realidad, es la respuesta europea al HP inglés, pero utilizando unidades decimales. Es decir, que parte sobre la base de la unidad de potencia ‘caballo de fuerza’ o HP, y hace referencia a la potencia necesaria para levantar 75kgf.
Caballo de fuerza (HP): Es la unidad de potencia inglesa y también ‘inventada’ por James Watt -como el vatio-, en su intención por hallar una equivalencia entre las máquinas de vapor y la potencia de los caballos de tiro. Aunque este es su origen, más adelante se extendería al resto de las máquinas, y esta misma unidad de potencia se llevó a otros países (PS en Alemania, por ejemplo), midiendo en cualquier caso la potencia necesaria para elevar 33.000 libras a 1 pie por segundo.

Equivalencia entre las unidades de potencia kW, CV y HP

En el siguiente listado podemos ver la equivalencia entre unidades de potencia. Unos valores que nos ayudarán a comprender sus diferencias y, cómo no, a hacer el cálculo correspondiente para tener la cifra de potencia en la unidad que más nos interese a cada momento. Es la base para convertir kW a CV y al revés.

  • 1 kW = 1,36 CV
  • 1 kW = 1,34 HP
  • 1 CV = 0,986 HP
  • 1 CV = 0,736 kW
  • 1 HP = 0,746 kW
  • 1 HP = 1,014 CV

baterías

Las baterías de los coches eléctricos son el componente clave para conseguir que éstos sean más atractivos e interesantes, y puedan, por tanto, llegar a popularizarse: de ellas dependen la autonomía, precio, velocidad de recarga y vida útil del vehículo, aspectos fundamentales que frenan todavía a muchos usuarios.

La evolución de las baterías es notable: desde las antiguas de plomo-ácido o níquel-hierro, hasta las actuales de iones de litio, se ha conseguido aumentar más de 12 veces la autonomía de un vehículo eléctrico.

Un nuevo tipo de batería de litio sería la de litio y azufre. Sigue empleando electrólito líquido, y su energía específica podría superar los 350 Wh/kg. El pequeño problema es que tienen que utilizar también grafeno, una estructura de carbono que, pese a alguna que otra ilusionante promesa (finalmente de dudosa realidad), todavía es complicada de producir a gran escala y bajo costo.

Otra importante evolución de las baterías de litio sería pasar de los iones de litio al litio metal, protegido contra la corrosión. Así se promete por ejemplo hasta triplicar la capacidad de las baterías de litio básicas (aunque volvemos a depender del grafeno). Quizás la propuesta más seria sea Licerion de Sion Power, con baterías de hasta 700 Wh/l de densidad energética (400 Wh/kg de energía específica).

Cambiar el electrólito líquido por uno sólido

Aunque todavía tengamos que esperar algunos años para verla comercializada, son las baterías de estado sólido, un paso más allá de las baterías de litio metal. Aquí tanto Samsung como LG Chem están muy cerca de conseguirlo: primero parece que llegarían para dispositivos electrónicos móviles, y más adelante para vehículos eléctricos (alrededor de 2025).

En estas baterías la clave es que en lugar de un eletrólito líquido entre el cátodo y el ánodo, se emplea un electrólito sólido (y ya no hay problema de corrosión, ni tampoco se necesitan separadores).

Otros tipos de acumuladores

Aparte de las baterías recargables tal como las conocemos hoy en día (enchufar en una toma de corriente para recargar, durante cierto número de ciclos de carga y descarga), también se están investigando otros tipos de acumuladores para vehículos eléctricos.

Por una parte, tenemos las baterías de electrólito reemplazable. En lugar de enchufar el coche para recargar la batería con energía eléctrica, se vacían y se rellenan dos depósitos con un electrólito cargado, uno positivo y otro negativo (es en verdad agua con sales disueltas), que luego interactuarán a través de una membrana porosa, generándose la corriente eléctrica. Su principio es muy similar al de las pilas de combustible.

Esto es lo que también se conoce como baterías de flujo, o de celdas semi-sólidas de flujo. Es lo que propone por ejemplo la marca NanoFlowCell, que incluso ha presentado varios prototipos de coches eléctricos que emplean este tipo de batería bajo la marca Quant, con hasta 1.000 km de autonomía, como el Quant 48Volt, el Quant e-Sportlimousine, o el Quantino.

Controladores de vehículos eléctricos

Cómo su nombre indicia, estos se encargan de controlar y comprobar que todo funciona correctamente. Además, siempre garantizan una total seguridad, ya que regulan la energía que el motor recibe y recarga.

Podríamos decir que es como el centro de todo el equipo, y una de las piezas más importantes para que el vehículo eléctrico funcione a la perfección.

Además, también se encarga de gestionar la relación bidireccional entre el motor y la batería, así como de algunos de los sistemas de recuperación de la energía. Un ejemplo de esta última función se encuentra en el freno regenerativo.

motores eléctricos

El motor eléctrico es un dispositivo que convierte la energía eléctrica en energía mecánica de rotación por medio de la acción de los campos magnéticos generados en sus bobinas. Son máquinas eléctricas rotatorias compuestas por un estator y un rotor.

Algunos de los motores eléctricos son reversibles, ya que pueden convertir energía mecánica en energía eléctrica funcionando como generadores o dinamo. Los motores eléctricos de tracción usados en locomotoras o en automóviles híbridos realizan a menudo ambas tareas, si se diseñan adecuadamente.

Son utilizados en infinidad de sectores tales como instalaciones industriales, comerciales y particulares. Su uso está generalizado en ventiladores, vibradores para teléfonos móvilesbombasmedios de transporte eléctricoselectrodomésticosesmeriles angulares y otras herramientas eléctricas, unidades de disco, etc. Los motores eléctricos pueden ser impulsados por fuentes de corriente continua (CC), y por fuentes de corriente alterna (CA).

La corriente directa o corriente continua proviene de las baterías, los paneles solaresdínamosfuentes de alimentación instaladas en el interior de los aparatos que operan con estos motores y con rectificadores. La corriente alterna puede tomarse para su uso en motores eléctricos bien sea directamente de la red eléctricaalternadores de las plantas eléctricas de emergencia y otras fuentes de corriente alterna bifásica o trifásica como los inversores de potencia.

Los pequeños motores se pueden encontrar hasta en relojes eléctricos. Los motores de uso general con dimensiones y características más estandarizadas proporcionan la potencia adecuada al uso industrial. Los motores eléctricos más grandes se usan para propulsión de trenescompresores y aplicaciones de bombeo con potencias que alcanzan 100 megavatios. Estos motores pueden ser clasificados por el tipo de fuente de energía eléctrica, construcción interna, aplicación, tipo de salida de movimiento, etcétera.

Fuente: Wikipedia